recepción de una carnicería y diferentes cortes de carne

Antioxidantes alimentarios ¿Qué son y para qué sirven?

Los antioxidantes alimentarios son sustancias que pueden ser tanto de origen natural como generadas a través de procesos químicos, que previenen o retrasan algunos tipos de daños a las células de los alimentos.

Estos antioxidantes naturales se encuentran en gran parte de los alimentos que consumimos diariamente, como las frutas y verduras, mientras que para otros alimentos como la carne, se utilizan en pos de su correcta producción y conservación..

Antioxidantes sintéticos, como por ejemplo, el hidroxitolueno butilado (BHT) y el hidroxitolueno hidro-xyanisole (BHA) son utilizados normalmente para retardar la oxidación lipídica durante la producción de productos cárnicos. Es por esto que al no ser sustancias naturales, existe una estricta regulación en los procesos de aplicación y uso.

parrilla con carne asándose

¿Dónde se encuentran los antioxidantes alimentarios?

Una de las maneras más comunes, a nivel industrial, de comercializar los antioxidantes, es a través de combinaciones de sales antioxidantes y estabilizantes del color.

Estos antioxidantes son aplicados en diferentes tipos de alimentos, como por ejemplo el jamón, la paleta cocida, las pastas finas y los embutidos secos, De esta manera se logra conservar, a través de procesos químicos, las propiedades de alimentos que, si no fuesen mejorados, no podrían comercializarse o ingerirse

¿Qué características tienen los antioxidantes como aditivos?

Dependiendo la combinación de antioxidantes utilizada, se puede lograr generar una estabilidad en el color producto de, por ejemplo, la combinación del nitrato de sodio con la mioglobina de la carne, lo cual ayuda a la conservación del color y el brillo propio del alimento, aún siendo expuesto a la luz o el aire.

A su vez, con el pasar de los años, cada vez más estudios permiten que los antioxidantes naturales puedan ser extraídos de alimentos como frutas, verduras o hierbas, en pos de elaborar extractos para ser aplicados en otro tipo de alimentos, como la carne vacuna o los pescados.

Si bien existen derivados de los mismos, en la actualidad y dada las correctas regulaciones ejercidas sobre la industria de producción alimenticia, cada vez son más los aditivos utilizados con bases naturales, dejando de lado aquellos que contengan sustancias químicas procesadas por el hombre, con el objetivo de que los alimentos que son consumidos sean lo menos alterados posibles en cuanto a su composición organoléptica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.